lunes, 19 de agosto de 2019

LOS PRESOS



No hay mayor marginación que ser apartado de la sociedad durante años o meses ,para pagar una factura pendiente, pero que nunca se acaba de saldar.


Una de las mayores causas de marginación social es sufrir pena de cárcel. Naturalmente, se aduce siempre que esa marginación se la han buscado los después condenados por delinquir y la sociedad necesita protegerse de dichos individuos, recluyéndoles en una prisión, al margen y alejados de la sociedad.

Sin embargo, la condena no empieza en la entrada en la cárcel del condenado y finaliza cuando ha cumplido su condena y sale libre. Es entonces cuando el dedo acusador de la sociedad le empieza a señalar como a un exconvicto, negándole muchas veces la supuesta reinserción que prometía en sí la condena impuesta.

Muchas veces, la propia familia del recluso le rechaza, los amigos y conocidos le evitan, vecinos, compañeros de trabajo, le recuerdan constantemente en su actitud que él sigue siendo para ellos un delincuente, haya o no cumplido la pena impuesta. Esa deuda con la sociedad se la cobrarán unos y otros de forma cotidiana, consiguiendo que el exrecluso se sienta más marginado cuando está libre que cuando estaba entre rejas.

La vida carcelaria en España

España ocupa el número uno en Europa Occidental en presos y cárceles. Aunque España es uno de los países más seguros de Europa, con una tasa ce criminalidad de 45 delitos por cada mil habitantes. En el mes de junio de este año se contabilizó una cifra aproximada de 73.000 personas encarceladas en nuestro país, de las cuales el 70% es por tráfico de drogas y robos u otros delitos relacionados con el consumo de dichas sustancias estupefacientes.

 Grecia tiene una tasa de 38 y Portugal de 40 y, por ello, ofrecen una menor tasa de delincuencia. A pesar de ello, el número de reclusos españoles duplica la media europea y supera en mucho al total de presos existente en Italia, Francia o Alemania.

En España, la tasa de reclusos es de 153 por cada 100.000 habitantes, que es más del doble que en la Unión Europea (70). Además, se da la circunstancia de que las prisiones españolas con las más pobladas de Europa, tal como indica un estudio de la Fundación Atenea. Las prisiones españolas tienen una capacidad para 921 internos aproximadamente, casi el doble de la media europea que son 593 plazas.

Aunque la población reclusa ha descendido con respecto al año anterior (-3.700) siegue siendo mucho mayor que la de países de Europa Occidental. A pesar de que Suecia tiene la mayor tasa de criminalidad de la UE, es uno de los países con menor número de reclusos (76 por 100.000 habitantes); también, en el caso de Italia (81 reclusos), Francia (96) o Alemania (91), llegando al menor número en Grecia (76) que es el país más seguro.
Solo los países de Europa del Este, como Polonia, Estonia o Lituania, ofrecen una mayor densidad de población reclusa y superan a España.
  
En el estudio de la Fundación Atenea se observa la tasa de reincidencia de los presos españoles, pues dos de cada tres vuelven a cometer un delito cuando salen de la cárcel. Además, de darse la coincidencia de que un 13% de los presos actuales habían estado en un centro de internamiento para menores. Dicha Fundación  saca una conclusión que es preocupante sobre la reincidencia a edad tan temprana, pues destaca el hecho de que ocho de cada diez personas que hayan entrado en prisión con veinte años, lo volverá a hacer como mínimo cuatro veces o más a lo largo de su vida.

El problema de la reinserción de los presos

La mencionada Fundación señala como punto importante a tener en cuenta ese preocupante dato de reinserción social y educacional que debe servir de punto de partida a los poderes públicos para analizar si las políticas penitenciarias actuales son idóneas para lograr el objetivo de la reinserción, tal como está previsto en el Art. 25.2 de la Constitución Española-.

A su vez, el Gobierno afirma que se están llevando a cabo otras medidas alternativas a la prisión. En la actualidad 119.000 condenados están llevando a cabo trabajos en favor de la comunidad, librándose así de una condena carcelaria. Además, confirma el dato de que en el año 2000 se dictaron 800 sentencias con dichas penas alternativas a la prisión y entre enero y agosto de este año se han acordado 150.000 resoluciones en tal sentido..

La Fundación antes mencionada, insiste en la falta de programas eficaces dedicados a presos drogodependientes, pues solo un 20% recibe tratamiento para la desintoxicación. Hay que tener en cuenta que el número de presos con adicciones es el más numeroso. Se calcula que el 80% de los reclusos ya consumían drogas antes de ingresar en la cárcel.
Por dicho motivo, España, pese a ser uno de los países con menor delincuencia, se encuentra entre los primeros de Europa por delitos contra la salud pública, muy por delante de Francia, Italia, Alemania, Bulgaria o Reino Unido.

Cuidar de la reinserción de los presos no es solo una función de los organismos públicos, sino también de toda la sociedad. Hay que dejar los estereotipos sobre los exreclusos, ofreciéndoles oportunidades cuando han cumplido con su condena y pagado su factura con la sociedad. Solo entre los entes públicos y la reforma de las políticas penitenciarias ineficaces, como han demostrado ser muchas de las actuales, y el apoyo de la sociedad: familia, amigos, empresas, entes económicos y laborales, pueden hacer que quien salga de la cárcel pueda aspirar a llevar a la práctica un cambio radical de vida cuando se sienta apoyado, comprendido y aceptado, para sí recuperar la propia dignidad, el deseo de cambiar, integrarse en esta sociedad que ha sido muchas veces más el juez implacable que le juzga una y otra vez, a pesar de la condena cumplida y de la deuda saldada que parece renacer cada día en la vida de muchos reclusos ante el rechazo social, las críticas y la falta de apoyo para que, quien una vez se equivocó de camino, no vuelva a hacerlo porque, realmente, se sienta parte integrante de esta sociedad que muchas veces confunde la pena cumplida con la deuda imperecedera que siempre hay que recordarle a quien sale de prisión, y el delito cometido con loa posibles que pueda tener en mente quien ha pagado con años de su vida la equivocación que, algún día, cometió.

Los poderes públicos y la sociedad en su conjunto son/somos los que debemos colaborar en que la reinserción de los expresidiarios sea un hecho y uno un derecho escrito sobre papel mojado.


.